Thursday, June 19, 2008

Corcobado (1)



Javier Corcobado
1ª parte. Años de iniciación de un francotirador emocional.

Ante todo me gustaría decir que conozco la música de Corcobado desde los años de la facultad de Psicología gracias a mi amigo de entonces Rafael Metlikovec (Accidents Polipoètics), que apareció con el disco “Agrio Beso” (1989) bajo el brazo. Las canciones “Desde tu herida”, “Sangre de perro” y “Labios repletos de púas” supusieron para mí un cambio casi radical en la manera de entender la música y adaptarla a la vez a mi voracidad literaria de entonces.
Corcobado era diferente y hacía posible lo imposible: unir música y poesía en un equilibrio propio de un interno de un psiquiátrico. Me fascinó desde el primer momento. Luego, lo de siempre, me lancé como un poseso a la búsqueda de su material anterior (Demonios tus ojos y Mar otra vez), y de grupos que estuvieran en la misma “onda”.

La historia musical de Corcobado según los cronistas comenzó a principios de la década de los ochenta montando grupos de ruido evocando a la vanguardia alemana de aquel entonces. En 1982 nació 429 engaños y en el 84 Mar Otra Vez. Mar Otra Vez grabó tres discos entre 1985 y 1987(Mar otra vez, Edades de óxido y Algún paté venenoso). Hay incluso un EP de Mar Otra Vez compartido con el Aviador Dro, Abrrr.
Uno de mis primos, Luis José Fernández (guitarrista autodidacta), que me inició en el conocimiento de Radio 3 y de King Crimson (Robert Fripp) pareció encontrar ciertas similitudes de acordes entre su idolatrado grupo y algunos temas de los primeros Mar Otra Vez. Estos descubrimientos nos provocaban unos extraños “orgasmos mentales” que no llevaban a ninguna parte, pero que nos daban pistas sobre el hecho de que descubríamos pequeñas conexiones “mágicas” entre grupos musicales que eran de nuestro agrado y que se apartaban de forma brutal de todo aquello que se daba en llamar música convencional. Era como encontrar pequeños oasis musicales dentro de la absurdez de lo convencional y lo repetitivo. “Músicos con imaginación, eso es lo que hace falta”, solía decir mi primo. Corcobado, sin duda, la tenía. Experimentación, riesgo, personalidad propia. Él reunía todas aquellas características que convertían la música en algo auténtico, irrepetible.

De esa época es la letra “Estuve lloviendo”, del Mini Lp “Edades de Óxido” (1986). El formato de la banda en esta grabación fue de trío: Javier Corcobado y Luis Corchado, a los que se unió Gabriel S. Arias (guitarra).

Estuve lloviendo

Hace unos años estuve lloviendo.Hace unos años estuve lloviendo sobre ciudades.Mojé las cabezas rubias y morenas.Después me bebieron las alcantarillasy en agua turbia me convirtieron.Mojé lo mojado por mil tuberíasy acabé en el mar, en el mar, en el mar ...Hoy estoy viajando en los gritosy en las vendidas voces apagadas.El viaje ha de durar dos horas.Y la oreja, atrapada por las tijeras,vivirá pocos segundos.Lento, empiezo a viajar y viajaréen un amor inesperado y claro.Y veo los ojos amantes-amados,pienso azul, pienso azul,pienso azul, pienso ahhh ...pienso azul, pienso azul,pienso azul, pienso ahhh ...Me vi en un caminode inoportunas cucharadas de sudory bebí de tu arena.Se me hunden los piesen los aullidos, desvaneciéndose.Quedaré parado, quedaré parado,quizá deje de viajar, quizá deje de viajar.quizá deje de viajar, quizá deje de viajar.Hace unos años estuve lloviendo.Hace unos años estuve lloviendosobre algunas ciudadesy me hacía daño al caer.Las quinceañeras descubrían sus labiosy los viejos se mataban a tiros.Ya he perdido el orgullo de ser gota.Huele libre, huele libre, libre ...

La siguiente formación de la banda fue de cuarteto: Corcobado y Gabriel S. Arias más Luis M. González, bajo, y Víctor Royo Enguix, batería. Con este formato, en 1987 publicaron el álbum "Algún paté venenoso", poco antes de disolverse el grupo ese mismo año.La brutal “Miércoles cercano al infierno” corresponde a ese Lp, donde encontramos algunos temas imprescindibles para entender la poética tormentosa de Javier: “El sombrerero loco”, “Obstante” y “Nena, somos reyes de la basura”. Este Lp era inmenso, ruidoso, esquizofrénico, desgarrador. El chillido o berrido como arte. Nunca he visto mayor interrelación entre el cantante y lo que canta. Corcobado y su grupo eran todo lo contrario a pose y fachada. Corcobado se dejaba la piel en este disco. Todos los temas reflejan partes de su alma, desgarrada por un imparable tormento interior. Tormenta de tormento, como diría más adelante en uno de sus discos con Los Chatarreros de Sangre y Cielo.

Miércoles cercano al infierno
Es miércoles cercano al infierno,el almacén fue duro hoy.Es miércoles cercano al infiernoy llego a casa a las diez.Mi mujer se está pinchando,siento su río de placer.La niña mirando a la tele:"Hola papá, ven a ver".Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Es miércoles cercano al infiernoy el coñac en el comedor.Es miércoles cercano al infierno,hoy brindaré con él.Niña, ven mira a papihacer un barco de papel,dile a tu madreque se calle de un vez.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.- ¿Otra vez has vuelto, puta?- ¡Borracho, cállate!- Déjame beber en paz,déjame beber en paz.- ¡Vete al infierno!- Iremos los dos de la mano,iremos los dos de la mano.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.He acabado la botella,voy al baño a mear,lo hago en la sucia bañeray veo a Dios en el espejo reírse de mí.Cruzo el pasillo hacia el cuarto,abro el último cajón del mueble,busco una bala y la pistola plateada,no brilla en absoluto,tiene el mismo brillo que yo,camino hacia el comedormurmurando "Dios, Dios, Dios,Dios, Dios, Dios".¡Aaaaaaaaaaagggggrrrrr!- Papá, ¿está muerta?- Sí, nena.- Papá, ¿está muerta?- Sí, nena.- Papá, ¿está muerta?- Hazme una pistola de papel.Es miércoles cercano al infierno,el almacén fue duro hoy.Es miércoles cercano al infiernoy llegué a casa a las diez.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, y no sé qué haré.Voy a ver, voy a beber,voy a besarte, nena, con el diablo beberé.

Mar Otra Vez fue uno de los grupos más arriesgados, estruendosos en el sentido más controvertido del rock´n´roll, y crudos de la mitad de los ochenta, que hasta influyó en la música electrónica de baile, industrial, que se programaba en las discotecas levantinas en aquellos momentos. Aglutinaron estilos muy variopintos, desde el mambo a la no wave, incluyendo el grito como arma y la guitarra genial, saturada de reverberación, de Gabriel Arias.

Tras la disolución de Mar Otra Vez, Javier Corcobado intentó iniciar su andadura en solitario en 1988, aunque finalmente acabó fundando el efímero grupo Demonios Tus Ojos, grupo desgarrador, rabioso y con cortocircuitos de blues: Demonios tus Ojos, que sólo grabaron un disco homónimo y que duraría tan solo un año. junto a Javier Colis (guitarra), Nacho Colis (batería y percusión) y con Javier Almendral (bajo). Hicieron conciertos de sonoridad extrema, irrepetibles e inolvidables, entre los que cabe destacar los compartidos con Sonic Youth en Barcelona y Madrid, y el de despedida de la banda en la sala madrileña Y´asta, allá por enero del 89.

Como ejemplo de esta etapa sirva la letra de “Corazón roto en 2000 pedazos” y la de “El beso de la muerte”, que ya anticipan que lo mejor de Corcobado aún está por venir. La chatarra, la sangre, la ternura brutal, la desazón, el dolor y el amor, el desgarro, el óxido, el bolero, la búsqueda incesante de un equilibrio interior a través de viajes inacabables por los infiernos etílicos de un alma rabiosa e indomable.

Corazón roto en 2000 pedazos

Está bien, tengo el corazón roto en 2000 pedazos.
Alguien metió un coche bomba en mi corazón,
creo que fue una mujer.

Ellas son las que ponen bombas en los coches
después de conducirlos con ternura
por las venas de los hombres débiles.

Está bien, yo tengo el corazón roto en 2000 pedazos,
unas piernas y una carretera para caminar,
porque alguien puso una bomba en mi coche.

Quizá fue una mujer, quizá fue una mujer,
ellas son las que ponen bombas en los coches
después de conducirlos con ternura
por las carreteras asfaltadas por los hombres débiles.

Está bien, yo tengo el corazón roto en 2000 pedazos
y estoy caminando esta noche,
estoy caminando esta noche por la carretera.

Hay un coche que viene hacia mí,
lo conduce una mujer, lo conduce una mujer,
quizá quiere meterlo en mi corazón,
quizá quiere meterlo en mi corazón,
quizá quiere meterlo en mi corazón,
y no se imagina que ya está roto en 2000 pedazos.

Está bien, yo tengo el corazón roto en 2000 pedazos.
Alguien metió un coche bomba en mi corazón ...

El beso de la muerte.

Sólo te agarraré por la cintura
y te daré el beso de la muerte.
Te besaré como dientes
arañando el cemento de la acera.

Y esa será mi despedida
del centro de la rabia
justo dentro de tu alma.

Yo sólo te agarraré por la cintura
y te daré el beso de la muerte
en la fría y sucia estación del amor,
allí donde sólo suena esta canción,
allí donde sólo suena esta canción.

Allí donde sólo suena esta maldita canción.
(fin parte 1)

1 comment:

pepe said...

acabo de llegar por casualidad a esta entrada...tío, realmente has entendido la hermosa brutalidad de este genio!!