Wednesday, August 20, 2014

NEGRURA ESPESA CANÍBAL.



NEGRURA ESPESA CANÍBAL


Poema: Vara
Ilustración: Denisse Sánchez Erosa















La derrota es difícil de asimilar,
el regusto a fracaso consumiéndote como metástasis,
la subjetividad de los deseos delirantes
y la confusión forzosa entre lo atroz y lo sublime,
todo como simple armazón de castillo de naipes
gestado por un ludópata en fase de rehabilitación,
buscando un centro de gravedad permanente
para minimizar la pérdida del sentido de una vida,
que nunca fue suya.

La habitación de los deseos amputados
era su segundo hogar,
allí donde los cirujanos de mentes
tenían prohibido el paso de manera indefinida…
y Dios, al fondo,
sometido a la típica presión del silencio,
a una hemorragia de melancolía subliminal
donde la falta de respeto hacia el Otro
constituía un valor al alza,
en un mundo social donde las puñaladas eran norma
y la ingratitud moneda de cambio espiritual.

Trastienda oscura
donde los perdedores solían vomitar
sigilosamente
pedazos grumosos de su lastre emocional,
una especie de simpatía enfermiza por el trauma
y las carencias afectivas que lo generaron.

Inmadurez colectiva
disfrazada de apocalipsis personal,
único e intransferible,
donde  psicoanalistas adictos a drogas de diseño
simulaban encontrar soluciones milagrosas
para enfermedades mentales inventadas.
Luego, el vacío,
la melancolía,
y una negrura espesa devorándolo
en el más respetuoso de los silencios.
Silencios hirientes.
Negrura.
Una negrura espesa  caníbal.



1 comment:

Mareva said...

en ese negrusa espesa canibal, bombeas el desfiladero, sostienes las bocas que las bocas desgarran en la líbido de una quimera, el fragmento de una cadencia sobre el esperma pernoctado en un grito, rompiendo desde abajo,el corrupto de las leyes... que no nos tocarán ni valdrán nada en la búsqueda del fulgor!

siempre tripa y sangre leerte!

salud y abrazo Vara!