Tuesday, August 28, 2007

Congelada de Uva. Com

Nuestra querida Rocío Boliver ya tiene página web oficial:
http://congeladadeuva.com/


POR MIS HUEVOS HABLARÁ MI ESPIRITU
AQue un chichifo acá con una verga enorme le dio una super cogida por sólo cien varos que es lo que él se gana por dar un masaje de una hora y que éste le anduvo arremetiendo toda la noche hasta que los alcanzó la luz del día cabalgando.
- Ash, yo prefiero a los chavos porque uno como hombre qu’es se la puedes meter pero lo mejor es que también te la pueden meter a ti ¿qué rico, no? Aunque de plano sí estoy de acuerdo con las chavas en que la crisis en todos los sentidos se la debemos a los hombres.
¿Por qué las viejas chingonas, independientes, inteligentes, que manejan su pedo acá chido cuando andan sin pareja, se apendejan tan gacho cuando dizque se enamoran.
¿Dónde queda su rollo, su cachondeo por la vida, la burla por lo convencional?
Antes del enamore se visten, caminan, seducen, platican, se ríen de poca madre, son los flashes de las cámaras disparando luz por donde anden y de repente... ¡el transformer, güey! como si les desconectaran la batería, sin pilas, con el foquito fundido, apagadas. Diciendo que sí a todo, al profesional del robo de la energía, que de seguro es más pendejo, e inseguro, por lo tanto incapaz de dejarla ser pa’ que no lo opaque. Y la tonta a demostrar que es una pobre inválida, tímida y desprotegida mujercita que necesita de papi pa’que la guíe, no me chinguen, ¡viejorronones bien hechos!
Aunque hay otras más pendejas que lo peor es que hasta se la creen, se la tragan todita, no sólo la verga del güey sino la larga lista de calificativos chingativos y despreciativos qu’el galán en turno les acomoda.
¿A dónde la pujanza, el poder, el éxito, la gallardía de las viejas entronas que se la rajan en donde sea y por quien y pa’ lo que se ofrezca? Vigor y fortaleza ofrendadas al Dios omnipotente que ellas solitas envistieron ¿y pa’ qué, eh? porque piénsale, quedan hechas guiñapos, las hacen mierda y luego son las que de veras no sirven pa’ un carajo.
Ya las veo cediendo milímetro a milímetro, metro a metro o ya muy jodida kilómetro a kilómetro a según la necesidad de ahuyentar la tan temida soledad, d’esas de que cuando llegan a su casa y abren el refri se escapa del congelador un gélido “sooooola, estás sooooooooooooooooooooooooola”; se preparan su avenita instantánea con leche, van al baño despreocupadas y cuando le jalan al excusado sale de la cañería un aullido metálico gimiendo “sooooooooooooola, completamente soooooooooooooooooooooooooooola”; el rechinar de la cama las recibe con un “soooooooooooola” que las hace pasar la noche con el ojo pelón hasta la madrugada.
Aunque de ahora en adelante, troncometida la verga en la entrepierna, se asegurará con un recetario de platillos buenísimo, la tan anhelada unión familiar para el resto de sus vidas.
Ahora sí todo cambiará y habrá cabida pa’todas las ilusiones taponeadas en el coquito desde que se escuchó por primera vez el tañer de sus cuerdecitas vocales, - ¡cuñaaa! - ya se chingó, es vieja.
Aunque déjame te digo que yo pienso que dios le pensó pa no ponerles huevos a las viejas porque checa que si huevos es a fortaleza, iba a ser un pedísimo pa’ las rucas poder caminar.
Claro que en aras del amorsh, cualquier pendejada es válida ¿que no? ¿quién me quita mis quince minutitos al año de placer?
- No, si nos queremos rete harto ¿verdad mi alma? nos llevamos re bien ¿verdad cariño? Disfruto servirle, tenerlo contento, él es todo para mí. ¿Se le ofrece alguna otra cosita, puto?

1 comment:

Anaïs said...

Jajaja! Bueníiiiiisima!