Thursday, September 20, 2012

Cólera.

 
Cólera.
(EMOCIONES ASOCIADAS PROJECT)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Cólera estallando en la retina
con la fiereza del llanto de un recién nacido,
cólera que agrede la sensibilidad,
cólera violenta como la muerte de una ilusión,
cólera proviniente del espacio exterior,
como el virus de Burroughs
que, tras el drama, creó el lenguaje;
interzona de pensamientos
donde las alimañas esconden el alimento
de sus crías,
más allá del lado prohíbido del sueño,
donde lo indecente
se suele ahogar en los charcos
de sus propios vómitos.
 
Interzona emocional
que deviene en oasis anímico,
maldecido por parias de la visceralidad,
donde al agua se torna fuego
y la luz estridencia de dolor.
En la interzona de las ciénagas del corazón
la cólera cohabita con el deseo insatisfecho,
que se arrastra insensato
sobre suelo herido de fragilidad,
cuando la sangre brota deforme
a través de la oscilante textura
de los hemisferios cerebrales.
 
La cólera dinamitó sueños sociales
inventados por fanáticos de la igualdad,
cuando la emoción se volvió un bien perecedero,
moneda de cambio
de usureros de lo abyecto,
que, a cuatro patas, se permite una carcajada.
 
Cólera que clava dentelladas
en cordones umbilicales
de dudosa reputación,
como las manchas de semen reseco
que se amarillean sobre el colchón.
Cólera blasfema herida en su propio orgullo,
más por devoción que por error,
cólera que nos suspende ingrávidos
sobre el techo de nuestra habitación interior,
cólera distante que entierra viejas amistades
que murieron víctimas
de una pandemia de sinrazón.
 
Cólera mutilasueños,
cólera escupeodios,
cólera tipificada
en viejos manuales de psicología;
cólera de saldo,
cólera como lavativa,
cólera como exoesqueleto,
en definitiva…
…cólera como Infierno.
 
Interzona efímera
como lamento intermitente y mudo
de presa herida de soledad;
Soledad mutiladora,
soledad asfixiante
como telaraña infinita
donde malvive la siniestra araña
de la Suntuosa Insensibilidad…
…donde lo malsano es norma
y la podredumbre religión…
 
…y, al final, el viejo fundido a negro
hace que la cólera desaparezca
como si nunca hubiera existido,
más allá de la frontera de la locura,
donde las luciérnagas vuelan por error.
 
 
 
Texto: Vara
Foto y concepto: Inma Gené 
 


3 comments:

Kapde said...

muy bonito, intenso y sobrecogedor..
vamos pa estos días joé :-)

Ann@ Genovés said...

Un poema caótico, com ol arealidad que vivimos.
Versos retorcidos que segregan purulencias y vómitos.
Saludos, Ann@

Goticos de la Noche said...

Destroza todo lo que veas... Para poco sirve