Sunday, January 29, 2012

La Familia... esa cosa tan idealizada.

La Familia... esa cosa tan idealizada.

"Me enteré de que encontraron a mi primera mujer muerta en la India,
y que nadie de su familia quiso hacerse cargo del cadáver. Pobre chica.
Tenía un defecto en el cuello, no podía girarlo. Aparte de eso, era
perfectamente hermosa. Se divorció de mí, e hizo bien. Yo no era
lo bastante bueno ni lo bastante grande como para poder salvarla".
Bukowski, 13/09/91 a las 17.28 horas.




A la familia como concepto sólo la salva la rancia tradición católica de este país en ruinas.
A la familia viene ahora a defenderla la rancia tradición de derechas absurdas que cohabita con la miseria humana de este caótico país de carroñeros.
Hablan de leyes antiaborto... del derecho a la vida...
de paridas por el estilo y se quedan tan anchos, tan felices y tan moralmente coherentes.
Moral es igual a basura no orgánica o a bolsa de plástico tirada al océano donde se hunden cruceros gobernados por capitanes enajenados, casi tanto como los políticos... esa raza que debería purgar sus delirios en manicomios creados especialmente para ellos.
Es curiosa la familia...
que reclama el derecho a la vida y reniega del cuidado a sus mayores o a esos familiares que han caído en los abismos abyectos de la temida "locura".
Es curioso como en el trancurso de mis últimos trabajos voy conociendo casos de familias que abandonan a sus seres queridos cuando estos son estigmatizados por las etiquetas de lo diferente... y como arremeten con fiero arrebato contra los auxiliares que los cuidan... o como los arrinconan en un lugar remoto de su piso confinándolos al olvido emocional mientras dan buena cuenta de sus pensiones o de sus bienes mobiliarios...
...mientras a sus familiares "dementes" se les secan  las lágrimas en un lugar oscuro dentro de su alma, seca por la indiferencia de esas familias, que, incluso, puede ir a misa una mañana soleada de domingo... 
A la familia como concepto sólo la salva la rancia tradición católica de este país en ruinas.
A la familia viene ahora a defenderla la rancia tradición de derechas absurdas que cohabita con la miseria humana de este caótico país de carroñeros.
¡Que triste es creer lo que nos dice la tele, qué triste es descubrir la verdad en el día a día de la boca del olvidado, del marginado, del repudiado, del loco...!
¡Que triste es darme cuenta cada segundo de que los cuerdos ni lo somos, ni mucho menos tenemos la razón!...

Vara, Badalona 29/01/2012
Aproximadamente las 17h.45 de la tarde.





2 comments:

concepto-aparte said...

cuando te leo me entra hambre de escribir, tus textos son como navajazos que encuentran siempre la carne

atrocity exhibition said...

Cuando alguien tan especial y tan escritora como tú me dice esto... significa que voy por el buen camino...
gracias por comentar, gracias por decir, gracias por escribir, Mareva...
abrazo neurótiko,
Vara