Thursday, July 17, 2008

"Erótica Rabiosa" en diario ADN.





Erótica rabiosa
También la llaman ‘autopornografía’ política. Son las más duras, las raras de las letras. Todas mujeres. Escriben sobre sí mismas y han decidido usar el sexo para contar lo que son y cómo sienten. Han encontrado en la narración desu propia experiencia sexual una vía de escape para la rabia. O un método que oponera las maneras tradicionalmente masculinas del género. El resultado es furioso, a veces violento, radicalmente impúdico y no exento de humor.
Cristina Fallarás | 15/07/2008 | 3 comentarios| + 3 - 0 (3 votos)

Es posible que lo suyo sea pornografía, pero lo cierto es que no sirve para lo mismo. Son cuatro mujeres y ninguna le gustaría a tu madre.

Virginie Despentes (Nancy, Francia, 1969), por violenta, por sus confesiones sobre su prostitución y porque alguien que se hace mundialmente famosa por una novela llamada Fóllame y su consiguiente película, francamente, resulta poco de madres.

Lydia Lunch (1959, Rochester, New York) por contarlo que su padre intentaba hacer con ella y lo que luego hizo ella con todos los demás.

Gabriela Wiener (Lima 1975) por narrar sus experiencias de intercambios de pareja junto a su marido y lo de sus azotes públicos en el culo a manos de una dómina.

Y finalmente, Beatriz Preciado (Burgos, 1970) porque más allá de lo de intoxicarse con testosterona, es muy difícil que tu madre aguante a una chica con perilla. Es la pura verdad.

Las cuatro viven en Barcelona y esta historia empieza cuando sus libros coinciden en el mercado -gracias a la editorial Melusinay ofrecen muchos puntos en común.

Las obras

Virginie Despentes, escritora y cineasta, ha publicado Teoría King Kong (Melusina), una explicación en primera persona sobre la vida que ha llevado después de publicar Fóllame, violación y prostitución incluidas.

Lydia Lunch, artista, música y escritora, ofrece en Paradoxia (Melusina) la historia de una joven depredadora sexual, adicta y sadomasoquista, fruto de los abusos sexuales paternos.

Gabriela Wiener, periodista, publica con Sexografías (Melusina) una serie de crónicas periodísticas en primera persona que van desde el intercambio de parejas a la donación de óvulos de aspecto inca.

Y Beatriz Preciado, filósofa, profesora de Teoría del Género en la Universidad de París, alterna en Testo Yonqui (Espasa) sus reflexiones filosóficas -no en vano fue premio extraordinario fin de carrera en la New School of Social Research de Nueva York acerca de la experimentación con testosterona y la identidad y sus atributos, con pasajes de sus propias experiencias sexuales al más clásico estilo pornográfico.

La rabia

Si hay algo que queda después de consumir las cuatro obras, y leer sobre las autoras, y volver a ver Fóllame (2000), que en cierta manera ya anticipaba las cosas, eso se llama rabia. Pero no porque esté en los personajes, que también en algunos, sino porque se nota que las autoras cargan con un depósito lleno a sus espaldas.

"Mi pasión es extrema y rabia es un término que ni siquiera empieza a definir todo lo que siento y todo lo que creo que es mi deber vengar, aunque sea sólo convirtiéndome en la voz de quienes aún no han tenido el coraje de gritar con la suya propia", explica Lydia Lunch. Y hace referencia a todas las injusticias desde tiempos inmemoriales "casi siempre cometidas por la anticuada estructura patriarcal".

Beatriz Preciado, la teórica del grupo, habla directamente de violencia. "Casi siempre se nos dice que lo que hacemos es violento, que es como un puñetazo, pero en realidad resistimos a una violencia que senos impone, una violencia fortísima: cómo tienes que hablar siendo una mujer, qué cosas tienes que decir o qué tipo de registros son femeninos". Concluye: "El puñetazo llevamos aguantándolo nosotras hace mucho tiempo".

Despentes añade que "además están también las otras, la violencia capitalista, la del consumo, la de la belleza...".

En primera persona

Para contar todo eso, y este es el segundo punto en común, han decidido sentarse a escribir en primera persona. Pero no al estilo de "Querido diario: hoy sufro". Aspiran a más.

"A mí no me interesa la ficción", explica Lunch, "la verdad es mucho más fantástica e importante que la imaginación; mis experiencias personales pueden ser únicas, pero más allá de los detalles, revelo lo que considero que son emociones universales, verdades". Preciado añade: "Lo que hacen Gabriela y Virginie, y en cierta manera yo, lo llamo autopornografía política". Traducido: "No se trata de contar sus vivencias sexuales como un evento íntimo ni individual, sino de analizar la dimensión política de sus vivencias sexuales, y eso es algo que hasta ahora estaba exclusivamente reservado a los hombres".

Pero no todo es teoría política. La propia Gabriela Wiener tiene una interpretación más llana de lo que hace. "A mí desde niña me ha gustado hablar de sexo, así que me parece natural, a la hora de hacer periodismo, tratar temas que tengan que ver con mi cuerpo, aunque hay quien lo ve como un periodismo pornográfico, claro".

Poética y brutal

En cuanto a qué es exactamente lo que ofrecen estas mujeres en sus libros, en qué genero se las puede encuadrar, las palabras de Lydia Lunch, veterana de los escenarios más arriesgados, vienen como anillo al dedo: "pornografía no es un término lo suficientemente poético para lo que yo creo, y erótica no resulta los suficientemente brutal".

En fin, está claro que no conocen el pudor, el recato, la sumisión, la discreción ni la decencia. Son duras, beligerantes, descarnadas, obscenas, vaya, lo que tu madre llamaría unas marranas de tomo y lomo. Pero no se lo digas a ellas, porque se pueden convertir en tu pesadilla. O lo que es peor, en tu sueño.

EL ESTADO DEL GÉNERO

La literatura erótica anda bien

El origen de este reportaje fue cierta preocupación por el estado de las letras eróticas, cuál era su salud, hacia dónde iban, quién se estaba ocupando... Para dar un primer paso, se eligió a tres personas ligadas al género. Era un primer tanteo, pero baste decir que las opiniones de ellos (de las cuales hay aquí un pequeño extracto) sirvieron de lumbre para este fuego: Beatriz de Moura, editora de Tusquets, responsable de la Sonrisa Vertical; Jorge de Cominges, director de la revista 'Qué leer'; y Andreu Martín, escritor, autor de 'Espera ponte así', premio Sonrisa Vertical, 2001.

Andreu Martin / Novelista

"Hace tiempo ya que la literatura está perdiendo la guerra contra la imagen y el erotismo de deleite pausado devino pornografía de satisfacción inmediata. Me gustaría creer que aún hay esforzados pornógrafos o erotómanos escribiendo travesuras en la intimidad, preparando una desmelenada eclosión."

Beatriz de Moura/ Editora

"¡Está más viva que nunca y nunca ha estado más a la vista! Ha abandonado en buena parte, el rincón reservado de las colecciones de 'literara erótica' para ocupar un lugar de honor, a plena luz en la Literatura a secas y con L mayúscula. Yo no hago distinciones entre literatura erótica y pornografía. Hay, como en todo arte, buena o mala literatura."

Jorge de Cominges/Qué leer

"No creo que la literatura erótica haya desaparecido para nada. Y en cuanto a la irrupción de internet, no hay que confundir el culo con las témporas. Una cosa es excitarse leyendo y otra viendo. No son excluyentes. Además, no creo que sea poco visible. ¿Qué hay de Virginie Despentes, Chuck Palahniuk o Lydia Lunch?"

5 comments:

Jose Imaginación said...

Paradoxia me encantó, aunque me dio un poco de mal rollo cuando ella habla de que siente a extraños seres debajo de la cama...De Despentes te recomiendo el libro "Perras sabias" que sirve para conocer cómo es en el fondo una mujer.
Un saludo desde Valladolid.

silpivipiapa said...

Hey!
me ha encantado encontrar este texto en este nuevo blog,prometedor, para mi, pues yo por mi cuenta y desde mi blog, tambien a veces me desnudo sin pudor, y no se si siento realmente rabia, como estas otras divas que has mencionado, lo mio es mas bien una estrategia para que salga a relucir toda la verdad de todo el acoso que recibi socialmente, por ser una descarada y atrevida cantante punk, siendo un ejemplar unico en mi ciudad, y que esto hizo que desde el fondo de mi juego provocador inocente, entre la presion de todos, me hicieran sentir, como un monstruo, malvado y perverso, y culpable de todos los males del mundo, por lo cual acabé estando algunos cuantos años de visita en un centro de salud mental, y no por ello, quiero vengarme, que si que quiero, pero mi venganza ha de ser, que estos acosadores, al reconocer mi verdadera y benigna forma de ser, acaben por estimarme tanto, que lleguen a audir a mi , para pedirme perdon, tal como creo que merezco, y esa es toda mi venganza y toda mi maldad...
por eso he llegado a escribir en mi blog, cosas como esta...

http://silpivipiapa.blogspot.com/2007/04/luz-brutal.html

y te acabo de contar, todo lo que te acabo de contar, porque despues de leer las valoraciones que le das a Lunch y a Despentes, creo que no me equivoco en que tu puedas llegar a comprenderme con cierta profundidad, aun sin conocerme de nada, y solo quiero añadir, que lo que te acabo de contar, es mi plan secreto desde hace media vida, y que nunca, nunca, se lo habia llegado a contar a nadie...

Gracias, si me lees, por leerme, pero tengo que advertirte que este texto que te he enviado en este link llamado "luz Brutal" es extremadamente largo y extremadamente enroscado, y que si llegas a leertelo, cuando logres llegar al final, te habra dejado una sensacion de mareo, de como si te hubieras jumado un porro de marijuani..ji ji ji

un abrazo
SIL.

silpivipiapa said...

UNa poesia traducida de Lydia Lunch

Poema a una puta contaminada

Por supuesto que deseo
ser la puta más perezosa del burdel
con las piernas abiertas
la cabeza reclinada hacia un lado
un lucky strike colgando
de mis labios escarlata manchados de polla
la mirada en el despertador
cuya palpitación sonámbula
me recuerda con cada latido
que mi pulso se ha relentizado
hasta ser una marcha fúnebre
cuyo cortejo (fúnebre ) será
como una samba larga como un siglo
plagada con los cadáveres esparcidos
de cientos de soldados muertos
cuya artillería pesada ha manchado
mi campo de batalla
con ojos cargados de morfina
cocaína MDMA o locura
mi cabeza emponzoñada
por innumerables contaminantes
en cuya dieta me he agasajado durante decadas
como homenaje a mi propia
supervivencia del mas enfermo.

Traducción :Marc Viaplana

Texto extraído de METRÓPOLI elmundo.es


adeuandreu
SIL.

silpivipiapa said...

Y esta es una poesia que escribi yo sobre, y para, Lydia Lunch, y como veras en comparacion de mi estilo con el de la propia Lydia, yo soy un mero bollito de crema...como Homer Simson ja ja ja

Como veras se trata de un juego de significados entre "quien teme a Virginia Wolf" y "quien teme al lobo feroz", la hice con intención de convertirla en cancion, pero con mi grupo actual Algo Toxico, no ha habido ocasion todavia....


¿Quien teme a Lydia Wolf?

Podrás mirarla a los ojos
pero no lo resistirás...
a golpe de temperamento
te tirará para atrás

¡Que poderosa mirada!
¡que poderosa palabra!
desayuna niños crudos
y merienda ovejitas blancas

¿Quien teme a Lidia Wolf?
Lydia Wolf
Lydia Wolf
¿Quien teme a Lydia Wolf?
la la la la la la

Si tembláis en su presencia
que ella no se de cuenta....
o si no os aplastará
solo con usar su pulgar

Que todos los demás mortales
existen para que ella
se moleste desnudarles
para mostrarles su esencia

¿Quien teme a Lidia Wolf?
Lydia Wolf
Lydia Wolf
¿Quien teme a Lydia Wolf?
la la la la la la

Lydia es la sinceridad
cortante como los sables
y a pesar de tus disfraces
ella te dirá la verdad

Siempre parece enojada
es por su mirar intenso
pero si ella se ríe.....
te penetra hasta los huesos...

¿Quien teme a Lidia Wolf?
Lydia Wolf
Lydia Wolf
¿Quien teme a Lydia Wolf?
la la la la la la


en fin pilarin...
Feliz fin del mundo...
SIL.


y perdona toda esta avalancha de mensajes, si eres del tipo de persona a la que siempre le falta tiempo...te he tenido demasiado tiempo entretenida en mi...

SIL.SIL.SIL.

silpivipiapa said...

¡Hey!
It´s me again!
Solo para decirte que he colocado un link fijo, desde mi blog al tuyo, que lo veras a la derecha de mi pantalla, en segundo lugar, debajo de la banda sonora de Blade Runner...

SIL.SOL.SAL.